Facebook Twitter Youtube



Liberarse del pasado | El ámbar nos hace vivir el presente, entendiendo y perdonando sucesos

En todo camino de crecimiento personal hay un momento donde nos damos cuenta de que debemos vivir el “aquí y ahora”. Llegado ese momento, el ámbar es una herramienta maravillosa para ayudarnos a soltar lastres. Esta resina natural de pino, de color variable, del dorado intenso al marrón oscuro, pasando incluso por el crema, fue utilizada en la antigüedad como moneda de cambio.

Si lo frotamos enérgicamente desprende una agradable fragancia y, debido a su maleabilidad, siempre ha sido usado como joya, trabajándolo juntamente con metales preciosos.

Una antigua tradición recomienda colgar ámbar en los bebés cuya dentición empieza a aflorar, para que así calme el fuerte dolor provocado por este proceso natural. En antroposofía se entiende la aparición de los dientes como el enraizamiento del alma en la tierra, cuando el ser comienza a desprenderse de su lugar de origen y realmente encarna en el mundo de la materia. El ámbar está íntimamente unido con el tiempo. Según los septenios (ciclos de 0 a 7 año, de 7 a 14 y de 14 a 21 años), es cuando el ser humano experimenta cambios importantes a nivel evolutivo y los podemos observar en las alteraciones en la dentición.

Al utilizar un ámbar abrimos una puerta hacia nuestro pasado en esta u otras vidas anteriores, ayudándonos así a comprender situaciones que no nos permiten avanzar.

El ámbar como resina fósil de 50 millones de años es normalmente falsificado, lo que hace imprescindible su verificación a través del calor y el olor, para saber realmente si se trata de una pieza auténtica.

Cuando trabajamos con un ámbar es muy importante no mezclarlo con otras gemas y emplearlo sólo durante el día, ya que el recuerdo y activación de nuestra memoria ancestral puede afectar el sueño.

Esta piedra es sensible a productos químicos como perfumes, cremas, etcétera. Lo ideal es limpiarla primero con agua corriente y luego pasarla por el humo de un incienso. Necesita ser hidratada con algún aceite natural por lo menos antes de que empecemos a utilizarla. También, untarla con aceite de almendras potencia su vibración y fortalece su frágil estructura, facilitando así sus movimientos de dilatación y contracción.

Debido a su color dorado, se asocia el ámbar con el tercer chakra y el buen funcionamiento digestivo, fundamentalmente en procesos de desintoxicación y ayuno.

Todas las personas que sienten un impulso de trabajar con el ámbar están ansiando una estabilidad emocional que tiene como impedimento un anclaje en el pasado. Su mensaje es vivir el presente, entendiendo, conociendo y perdonando traumas del pasado.

Aqua Aura está en Facebook >> click para ir a: Aqua Aura facebook <<

Carla Iglesias